Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Biográficas Esjatología Apokalypsis Fariseísmo Literaria Camperas Liberalismo Profecía Conti Enseñanza Psicología Bloc de notas Patriotismo Poesía Verdad Domingueras Evangelio Jauja Jorge Luis Borges Papeles Sebastián Randle Sancho Dulcinea Ernesto Sábato Kirkegord Tomás de Aquino Chesterton Democracia Fierro Juan XXIII/XXIV Oraciones Catolicismo mistongo Ruiseñor San Agustín Vuelve o no Caillet España Homilías Metri Nuncio Tradición Decíamos Esperanza Fermín Chávez Freud Fábulas Graffigna Iglesia Argentina Leopoldo Marechal Militis Obediencia Reportaje Rosas Salta Arte Audouard Benson Catecismo Clase Dirigente Delfina Bunge Fernández de la Cigoña Ichtys Leopoldo Lugones Martita Metafísica Mi Tío el Cura Parábolas Políticas Reforma Sacrificio Suarecianismo Alcañiz Amistad Aristocracia Barletta Baudelaire Calderón Bouchet Cardenal Newman Cobardía Disandro Duhalde Espiritualidad Fabulas camperas Fantasma en coche Federico Ibarguren Francia Gera Jorge Castellani Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan XXIII/XIV Judíos Maritain Mikael Milenismo Opinión Ortega Peña Pablo Hernández Papa Policial Rosal Schopenahuer Sermones Virgen de Luján Alianza Allegri Anquín Aragón Armelin Astrada Barcia Belloc Belén Bettanin Billot Bloy Castañeda Claudel Corpus Cuento Cultura Delaney Delhez Demonio Dictio Drama Eguren Filippo Gamallo Giusti Hegel Hernández Arregui Horacio Igualdad Itinerarium Jousse Juan Luis Gallardo Juan Sasturain Juan de la Cruz Kant Kösters La Hostería Volante Lingüística Max Scheler Meyer Mugica Norte Bravo País en Crisis Periodismo Pluma Ponferrada Prada Prudencia Pío de Pietralcina Revolución Rougés Sabiduría Salvat Schoo Teología Teresa La Grande Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdera Vintila Horia Voluntarismo Walsh

jueves, 30 de junio de 2011

Los Castellani de Florencia: Lotto di Vanni (s. XIV)

Lotto hijo de Vanni, nieto de Lotto, nace en Florencia en la primera mitad del siglo XIV. La primera noticia de Lotto di Vanni es del 15/VIII/1364, cuando festejó en Santa Croce su nominación como caballero. Dos años después, el 21/X/1366, es enviado, junto a ocho caballeros, ante el Marqués de Este. En 1369 figura pagando gabelle (impuestos) por su propiedad en el “pueblo” de San Pietro de Scheraggio, parroquia de Santa Croce. 

En 1365 es nombrado podestà (gobernador civil) de Perugia y en 1370 fue enviado como vicario a Pescia. Del presitigio de la familia y las posibilidades económicas es testimonio su inclusión, en 1377, en el elenco de los grandes del quartiere de Santa Croce, y en VI/1378, junto a su hermano Michele, se encuentra entre los güelfos que defienden el Palazzo dei Signori contra la tentativa del Gonfaloniero de Justicia, Salvestro di Alamanno de’Medici, que buscaba aplicar contra los Grandi los ordenamientos de justicia. 

Tras la derrota de la revuelta popular y el reestablecimiento del orden, encontramos a Lotto Castellani nuevamente en los cargos más importantes de la comuna: en X/1384 como miembro de los Dieci di Balia, y en XII de ese año recibe la sumisión de Castiglion Aretino a la República florentina. 

En 1385 es electo Gonfaloniero de Justicia por el barrio de Santa Croce y ese mismo año Siena lo declara ciudadano, junto con toda su descendencia, y lo agrega al patriciado de la ciudad. El 21/V/1386 es nombrado heredero universal en el testamento de su pariente Angelo di Buonaccorso Castellani, del “pueblo” de San Pietro de Scheraggio, Florencia. 

El 25/II/1388 es enviado como embajador ante Venecia en compañía de Filippo Adimari, en X/88 es electo nuevamente como uno de los Dieci di Balia y en XI lo vemos en Bologna con encargos diplomáticos, acompañando a Ugo della Stufa y Matteo di Iacopo Arrighi. Nuevamente estará entre los Dieci en diversos períodos sucesivos hasta 1406. 

Fue enviado a Pistoia como capitán (gobernador militar) en 1396. En 1404 fue nuevamente Gonfaloniero de Justicia y en XII/1405 se lo eligió entre los Dodici Buonomini. En 1398 fue uno de los artífices de la alianza con Venecia, Este y Padua contra los Visconti. En 1402 recibió la sumisión de Bientina a la República florentina. En III/1406 negocia las capitulaciones de los castillos de Crespina, Santa Lucia, Riparbella y Orciatico

Apresado por Francesco Ricciardi de Ortona, la República empeñó a sus mejores hombres en la negociación del rescate ante Ladislao de Nápoles. En XI/1408 y V/1412 fue electo oficial de la Zecca (casa de moneda) en representación del Arte di Calimala (el poderoso gremio textil y bancario).

Se ignora el año de la muerte de Lotto, sin descendientes no obstante sus dos matrimonios, el primero con Francesca di Jacopo degli Asini, y el segundo con Frondina Sassetti. En su testamento dejó gran cantidad de bienes al hospital de Santa Maria Castellana en Pian di Ripoli, con obligación de ayudar con 15 florines de oro anuales a los frailes de San Lorenzo del Castagno, a las afueras de Florencia. El resto de sus propiedades pasaron a Vanni, Giovanni y Matteo Castellani, sus sobrinos, hijos de Michele di Vanni, y a Bernardo, Vanni, Michele Iacopo, también sobrinos, hijos de Stefano di Vanni.

martes, 28 de junio de 2011

Hernández Arregui sobre Castellani

Castellani... otro nacionalista dotado de méritos intelectuales y sentido crítico, que ha influido mucho, en su trato personal, sobre la generación más joven.

Juan José Hernández Arregui, La formación de la conciencia nacional.

lunes, 27 de junio de 2011

Venganza y rebotes del mal

No hay que tomarse las venganzas por propia mano, y menos con bichos venenosos... No se pueden saber los rebotes que da el mal, porque a ése nadie le conoce los rebotes.

-- El enigma del fantasma en coche.

viernes, 24 de junio de 2011

Estar contento

¡Oh, laguna Pipo, si volviese yo a verte una vez más, y pudiese besar tus orillas, mis canas se irían todas de mi cabeza y volverían a cantar en mi corazón los jilgueros de mi infancia! ¡Si te viese de nuevo como aquella mañana en que el sol saliente inflamaba tus inmensos aguazales azules sembrados de totoras y casi materialmente cubiertos por alfombras overas de innumerables aves acuáticas, flamencos rosas, patos blancos, caráus negros, chorlitos, iguás, gallaretas, quillas, tuyuyúes, tuyangos, siriríes, chajáes, teros y garzas que pescaban con inmensa algarabía!

Yo estaba contento y escuchaba al borde del agua las cosas que me decían todas las cosas...
-Quisiera poder caminar por la tierra -oí decir a una mojarra-, entonces sí que estaría contenta.
-¡Si yo pudiera volar! -silbó la iguana.
-Nadar por el agua debe ser la gran felicidad -dijo un tero desembarrando elegantemente sus patas.
-Tonterías -dijo un pato bachiller-. Yo camino, yo nado y yo vuelo y sin embargo estoy profundamente descontento. Camino mal, chueco y desgraciado, y se ríen de mí. Nado mal, y no puedo alcanzar a la mojarra y tengo que comer guasarapos; vuelo mal y me alcanza en mi vuelo la escopeta. Mejor es saber una cosa bien que muchas mal. La felicidad consiste, a mi parecer, en tener todas las habilidades de todos los animales sin ninguno de sus defectos.
-Jay -dijo el surubí asomando el hocico- échele un galgo. La felicidad en esta tierra consiste en estar contento.
-¿Cómo se hace para estar contento con tantas penalidades?
-Para estar contento hay que estar contenido. En latín contento significa contenido. Hay que contenerse con gran fuerza dentro de los límites del charco en que Dios nos puso. La mitad de mis paisanos pasan una vida perra por andar buscando el mar cuando Dios los puso en la laguna. Hay que saber caber en su molde y apretarse adentro de la propia horma, y hacer el gusto a lo poco, mis hijos.
-Esas son tonterías -dijo el sirirí.
-¿Teorías? -replicó el surubí muy enojado, asomando la aleta pinchuda y el lomo overo-. ¡Teorías son las de ustedes! Yo he sufrido mucho y cuando uno sufre, sólo la verdad ayuda, y las teorías se apagan. Yo no he nacido en este barrizal, sino allá en el río Amores, que es un paraíso. Un día, una inundación me trajo hasta aquí y yo que era joven y desprevenido no noté cuando el canal se secaba; y se secó y me cortó y me dejó en la laguna. Yo no soy un pescado de barrial y pensé al principio morirme de dolor en esta pobreza. Lloré, grité, maldije, salté afuera a la playa, con peligro de ahogarme y me golpeé la cabeza contra todas las totoras y los duraznillos. Un día entendí que recalcitrar era al ñudo y resolví explorar en todos los sentidos las posibilidades de la pobreza en que Dios sin remedio me había encerrado, hasta tocar el límite de arriba y el de abajo y los límites de todo el circuito horizontal. Viajé y trabajé y el trabajo me templó. Vi que no era tan pequeño el charco como mi dolor lo había exagerado y que para los años de vida que me quedan, al fin y al cabo, iba a durar sin secarse. ¿Ustedes se creen que alguna vez no se acongoja mi corazón queriendo murmurar dulcemente atrás de aquellos pajonales? Pero yo le aprieto fuertemente por medio de la resignación. Y lo hago estar contento y contenido en este charco, con el trabajo, con hacer bien a todos, con los escasos placeres de este barrizal... y con la esperanza de... ¿quién sabe?, ¿por qué no puede venir un día otra inundación que me abra el camino del río inmortal para siempre? Si yo me muero antes, me basta con esta vida a la que me he acostumbrado; pero, ¿quién me quita a mí la esperanza de esperar la otra?

El surubí se estaba metiendo en muchas filosofías y a mí la humedad de la tierra en que estaba tumbado escuchando me estaba haciendo mal. Me levanté, le tiré un cascotazo al pato sirirí y todos los acuátiles se zambulleron y toda la bandada se levantó de un golpe, sacudiendo el ambiente purísimo con el aletear repentino y unánime de sus rémiges poderosas.


Castellani en los blogs (semana 17/6-23/6)


Del democratismo russoniano....Leonardo Castellani, “Dinámica Social”, n.º 93, julio de 1958. Tomado de “Pluma en ristre”, Ed. Libros Libres, Madrid 2010, págs. 264-265.[1] Se refiere, claro está, al gran escritor político español Juan Donoso Cortés, marqués de Valdegamas.
Homilía Padre Castellani: Fiesta del Corpus Christi...Leonardo Castellani, Visitador clandestino de Parroquias."Perdonen este cuento poco piadoso, pero el Cura Brochero decía que nunca había que predicar sin contar algún cuentito; pero éste no es cuentito sino sucedido de pe a pa. Ha sido para decir que el amar a Dios no puede consistir en tener "arrobos cristianos" ni "enajenaciones místicas". Si ...
Homilía Padre Castellani: Fiesta del Corpus Christi...Leonardo Castellani, Visitador clandestino de Parroquias." Perdonen este cuento poco piadoso, pero el Cura Brochero decía que nunca había que predicar sin contar algún cuentito; pero éste no es cuentito sino sucedido de pe a pa. Ha sido para decir que el amar a Dios no puede consistir en tener "arrobos cristianos" ni "enajenaciones místicas". ...
Sobre Dios en la naturaleza....por Leonardo Castellani, Las ideas de mi tío el cura, pág. 104.
PADRE CASTELLANI: TERCERA CONFERENCIA 21 de junio de 1969...Castellani, profecias
Ni con elocuencia ni con dialéctica....Leonardo Castellani, “Dinámica social”, nº 81, julio de 1957. Versión reproducida en “Pluma en ristre” pág. 190.[1] Réprobos, condenados a las penas del infierno.
Homilía Padre Leonardo Castellani: La Santísima Trinidad  La Santísima Trinidad es un misterio absoluto que no podemos comprender, y frente al cual podría llegar incluso a dudarse de la utilidad de tal revelación incomprensible. Pero su fin puede aclararse con tres verbos: Saber, Humillar y Conocer.Dios quiere que sepamos como Él es para que podamos amarlo mejor. Al mismo tiempo, siendo el intelecto la ...
La Trinidad, Homilía del P. Castellani, 1966...Leonardo Castellani, SJ(Audio: 17' 50")Volvemos a publicar en nuestro Blog esta sustanciosa homilía que el querido padre Castellani pronunció en la Iglesia de la Visitación. Para oírla, despliegue esta entrada.La Santísima Trinidad es un misterio absoluto que no podemos comprender, y frente al cual podría llegar incluso a dudarse de la utilidad ...



jueves, 23 de junio de 2011

Amor y sacrificios


Amar a la Argentina de hoy,  
si se habla de amor verdadero,  
no puede rendir más que sacrificios,  
porque es amar a una enferma.

Decíamos ayer.


miércoles, 22 de junio de 2011

El zorzalito


Salió del nido una tarde de verano, dio un revuelo de sus alas todavía un poco inseguras, se asentó en la copa del aguaribay, emitió un silbido agudo que hizo callar atento a todo el monte, y después ensayó un gorjeo y luego un trino, que salió lleno y limpio como el viento de la tarde entre las hojas.

El mismo extrañaba la potencia y agilidad de su garganta. La calandria, para oírlo mejor, voló hasta su rama en silencio. El zorzalito entusiasmado había iniciado una magnífica sinfonía. El zumbido de la brisa, las quejas de las hojas, la orquesta rumorosa del amanecer, el aliento de la noche estrellada, el grito de los árboles bajo el sacudón de la tormenta, todas las hondas impresiones que había recogido en su nido, pasaron a su garganta y se vertieron en el silencio crepuscular convertidas en sonidos tan hermosos, que la calandria creyó que ella misma nunca había entendido el monte hasta aquel momento...

 Calló el zorzalito y se hizo un silencio armonioso en el monte.

 Y entonces un gorrión superficial que no entendía de música exclamó bruscamente:
-Qué feo queda. Cuando hincha la garganta, parece un sapo.

 Y la Calandria, el Jilguero, el Tordo, el Cardenal y el Boyero, que entendían de música, arrobados en su admiración, no dijeron nada.

 El zorzalito levantó el vuelo todo cortado, y se perdió a lo lejos convencido de haber hecho un papelón. Y desde aquel día ya no cantó más. Porque cuando el corazón le pedía canto, le venía a las mientes la imagen de la garganta del sapo y el alma se le caía a los pies, amargada para siempre por aquella primera y repentina desilusión...

 Los que entienden, que alaben a los que valen, no sea que vengan los que no valen y se hagan dueños del mundo.

(Camperas.)

martes, 21 de junio de 2011

Novedades

Seguimos agregando nuevos textos y audios en el margen derecho de este bloc de notas.

Se pueden apreciar también (margen derecho e izquierdo de este bloc de notas) diversas fotografías poco conocidas del P. Castellani y de algunos de sus libros, provistas muy gentilmente por el Sr. Alejandro de la Editorial Vórtice. Asimismo, y haciendo honor a nuestro ofrecimiento, dejamos dos enlaces al catálogo de la editorial (con varios volúmenes "castellanianos") y al listado de libros de Castellani de otras editoriales y que comercializa también Vórtice. En ambos casos, sugerimos confirmar el precio y las condiciones de envío previamente. E D  I T O R I A L   V Ó R T I C E. Hipólito Yrigoyen 1970 (1089) Buenos Aires. 4952-8383 (anteponer 011 desde el Interior de la Argentina, +54-11 desde el exterior)   Lunes a Viernes 13 a 19 hs.

(Agradecemos también a Gualterio Curzio que nos presta su espacio web para colgar los catálogos.)

jueves, 16 de junio de 2011

Castellani en los blogs

martes, junio 14, 2011

Linhas tortas (V)

Está pronto el invierno. Y no se nota, es verdad. Como no se ha notado mucho el otoño, tampoco, salvo destellos hirientes.
Entre abril y ahora -desde que anoté aquí por última vez algo al respecto de mi asunto con Castellani- la salamandra fue una incorporación feliz. Tan feliz como perturbadora, si me permite que le diga. Y hasta diría que, hoy por hoy, es en buena medida como el emblema de esta cuestión que vengo masticando, con suma lentitud y cuidado: indigestiones, empachos, intoxicaciones, son de cuidado.. [Seguir leyendo...]

MARTES 14 DE JUNIO DE 2011


ANIVERSARIO - BORGES

 CASTELLANI
SOBRE
BORGES




"Borges es un buen escritor. NO es un gran escritor. Con esto ya está todo, pero... [Seguir leyendo...]

No ser "hombres para poco"

Debo decir algo sobre los malos soldados del Rey Cristo, es decir, los cristianos cobardes. Nada aborrece tanto a un Rey como la cobardía de sus soldados; si sus soldados son cobardes, el Rey está listo. No hacen honor al Rey Cristo los cristianos que tienen una especie de complejo de inferioridad de ser cristianos. [...] Para que Cristo sea realmente Rey, por lo menos en nosotros, hemos de vencer el miedo, la cobardía, la pusilanimidad; no ser ‘hombres para poco’, como decía Santa Teresa, y ¡pobre de aquel a quien ella se lo aplicaba! ¿Y cómo podemos vencer al miedo? ¡El miedo es un gigante! ‘¿Os olvidasteis que Yo estaba con vosotros?’.Domingueras prédicas.

Detalle "Los caballeros de Cristo"
del Políptico del Cordero Místico,
de la Catedral de Gante,
obra de Hubert y Jan van Eyck. 

viernes, 10 de junio de 2011

Retrato...


Era un hombre alto, de pelo blanquísimo, de perfil aquilino y austero. En su expresión había una intrincada combinación de bondad, ironía, inteligencia, modestia y orgullo. El departamento era muy pobre, colmado de libros. Cuando llegaron, al lado de los papeles y una máquina de escribir había restos de pan y de queso. Con timidez, con disimulo, … trató de quitarlos. 
-Sólo les puedo ofrecer un vaso de vino de Cafayate.

Ernesto Sábato, Sobre héroes y tumbas (1961, novela).

Aviso a libreros y editores

A todos los amigos que editan libros del Padre Castellani o que los venden, nuevos o usados, los invitamos a anunciar en esta página en forma totalmente gratuita. El "castellanismo" es para nosotros un verdadero apostolado y no queremos hacer negocio con ello. Antes bien deseamos que todos puedan leer la obra del admirado Padre.

Preferimos un anuncio tipo "banner" de un tamaño que nos permita ubicarlo en los márgenes derecho o izquierdo de este bloc de notas. En caso de poseer una página web, nos pueden dejar también el enlace (link) a la misma. Y, en última instancia, nos pueden dejar una dirección de correo electrónico. Aclarar también si reciben pedidos desde el exterior puesto que somos visitados por gentes de toda América y España deseosos de conocer más.

Por favor, dejar el código fuente del banner, el link a la web o el e-mail en los comentarios.

Gracias,

Los responsables y amigos de Castellaniana

Nota buena: Este bloc de notas Castellaniana no se hace responsable por la veracidad de lo ofertado, el cumplimiento de plazos o características por parte del librero o editor y cualquier otro tipo de responsabilidad que se crea pueda desprenderse de este servicio que es absolutamente gratuito y a los solos fines informativos.

miércoles, 8 de junio de 2011

El bien que nos hacen

- Yo los voy a arreglar, bichos de la gran flauta -dijo el Hombre descolgando la escopeta.
- Dejalos, pobrecitos, quién sabe no tengan nido -dijo la Mujer. Todos los años vienen y la cosecha no falla.
- Comen muchas matitas tiernas de maíz -dijo el Hombre. ¿Vos sabés lo que sería la cosecha sin esos bichos dañinos?

     Desde la casa se veían las gaviotas sobre el maizal, como un remolino de papelitos blancos. El Hombre se situó atrás de la parva y comenzó a batirlos a tiro seguro. Diez días sonaron los estampidos fragorosos y cayeron los pájaros aleteando. Y después se fueron las Gaviotas para no volver.

     Y sucedió que ese año se perdió la mitad de la cosecha, porque salió una plaga de gusanos peludos y asquerosos que comían los choclos hasta el marlo. Y el año siguiente la cosecha se perdió entera, porque parece que las gaviotas eran las que se comían esos gusanos pestíferos que antes nadie había visto.

- ¡El bien que me hacían las gaviotas y yo no supe! -dijo el Hombre. El bien que nos hacen no lo vemos, y el mal que nos hacen, aunque sea pequeño, enseguida lo notamos.
- Así es el Hombre -dijo una Gaviota.

domingo, 5 de junio de 2011

Nobleza

--¿Qué es un noble?--dijo Sancho. 


-- Difícil de definir, señor. Eso se siente y no se dice. 


-- Es un hombre de corazón --saltaron en el grupo voces por todos lados. Es un hombre que tiene alma para sí y para otros. Son los capaces de castigarse y castigar. Son los que en su conducta han puesto estilo. Son los que no piden libertad sino jerarquía. Son los que se ponen leyes y las cumplen. Son los capaces de obedecer, de refrenarse y de ver. Son los que odian la pringue rebañega. Son los que sienten el honor como la vida. Los que por poseerse pueden darse. Son los que saben cada instante las cosas por las cuales se debe morir. Los capaces de dar cosas que nadie obliga y abstenerse de cosas que nadie prohíbe.

(El Nuevo Gobierno de Sancho.)

jueves, 2 de junio de 2011

Textos

Seguimos agregando textos auténticos del Padre Castellani en la barra derecha.

à

Para leer y saborear. Salud.